Modelo de negocio: cuadrilla de albañilería

finfrock1

Con la burbuja inmobiliaria, no sólo las constructoras e inmobiliarias pegaron el pelotazo, sino que todo aquél que estaba en paro o bien montaba su propia inmobiliaria, su propia constructora o a las malas entraba como albañil con un gran sueldo. Cuando la burbuja explotó, el sector se vio arruinado y no sólo tuvieron que salir del mismo los ”intrusos” que habían visto en él una oportunidad sino también los que llevaban dedicándose a ello toda su vida.

Tras unos años de bajada en la venta de viviendas, así como en las reformas, en el sector ha quedado  activa una minoría de sobrevivientes. Ahora, tras estos años malos todas las estadísticas apuntan hacia un  repunte en el sector de la construcción. ¿Será buena oportunidad para realizar una entrada en el sector? Posiblemente lo sea, pero no podemos esperar entrar para hacernos ricos en dos días, tal y como se hacía en plena burbuja.

¿Qué gastos conlleva crear una cuadrilla de albañilería?

Principalmente, necesitaremos estar en regla como empresarios: bien como empresario individual autónomo, o bien como administrador de una sociedad (limitada, anónima, laboral). Dependiendo del modelo elegido tendremos unos costes mínimos de 5000€ a 10000€ anuales.

Al coste de la constitución y mantenimiento de la empresa hay que aumentarle la inversión inicial en materiales: picos, palas, vallas, hormigoneras, vehículos… y lógicamente, el coste de alquiler/compra del local en el que se almacenen determinados materiales.

Los empleados

Es importante tener en cuenta que además del coste del salario de los empleados, tendremos un importante gasto en la seguridad social de los mismos. Para un salario mínimo, tendremos que pagar un mínimo de 350€ euros de seguridad social + los costes de asesoría. Pero, además de estos gastos tan previsible, tendremos otros que en muchos modelos de negocio se pasan por alto.

Los riesgos laborales

Efectivamente, los riesgos laborales suponen una gran fuga de costes tanto iniciales como de mantenimiento. Para empezar, se tendrán que realizar todos los reconocimientos médicos de los empleados y la inspección del lugar de trabajo. Además, se tendrá que dar una charla a los mismos. ¿Quién paga todo esto? Lógicamente, el empleador, en este caso tú.

En este sentido, todo albañil de la cuadrilla deberá estar en posesión de los siguientes materiales:

  • Botas de seguridad: ¿pensabas que los zapatos de tu empleado no iban a ser un gasto? pues sí, es obligatorio que en el trabajo calce unas botas de seguridad, unas adaptadas al trabajo pueden estar a partir de 50€.
  • Casco: y además debe estar homologado.
  • Protectores auditivos: especialmente si trabaja con maquinaria como hormigoneras y similares. Señalado por la universidad de Sevilla como un EPI obligatorio.
  • Guantes. Gafas de protección ocular, obligatorias para todo tipo de trabajos relacionados con el corte mecánico.
  • Mascarilla contra el polvo. Arnés anticaída, si va a estar trabajando sobre un andamio.

Con respecto a las formación de riesgos laborales y seguridad en el trabajo, dependerá de varios factores: altura a la que vayan a trabajar, utilización de andamios, escaleras, etc., tipo de maquinaria utilizada y por supuesto, riesgo eléctrico.

Modelo de negocio más detallado.

Aunque la introducción te haya servido para hacerte una idea, si sigues pensando en montar tu constructora o cuadrilla de albañilería, lo ideal es que consultes un modelo de negocio detallado antes de empezar la realización del tuyo propio. A continuación, podrás ver un modelo de negocio de una constructora realizado por la Universidad Politécnica de Valencia.

Modelo de negocio: cuadrilla de albañilería